Cuevas del Águila en Ávila – Arenas de San Pedro

En la tarde del 24 de diciembre de 1963, cinco jóvenes que paseaban por el Cerro Romperropas, también conocido como Cerro Águila, fueron sorprendidos por el vapor que emanaba de un agujero. Esta emanación se debió a la diferencia de temperatura entre el interior, unos 17ºC, y el frío exterior.

El descubrimiento

Usando cuerdas y linternas, irrumpieron en lo que parecía una solapa de gato de apenas 60 cm de diámetro. Pudieron continuar bajando y caminaron de 50 a 60 metros a cuatro patas hasta la gran bóveda principal. Luego se perdieron entre las cavidades y unas horas más tarde, finalmente encontraron el agujero en el que habían entrado.

La gran noticia fue anunciada a las autoridades, terratenientes, expertos, etc. Desde el 18 de julio de 1964, después de numerosas obras de urbanización, la cueva del Águila ha estado abierta al público durante todo el año.

Morfología


Una cueva es una cavidad cárstica que se forma como resultado de un lento proceso geológico que puede durar miles de años, incluyendo la filtración de agua de lluvia y agua subterránea. Cuando la cueva del Águila dejó de ser un conducto subterráneo, la filtración de las aguas superficiales cargadas de CO2 disolvió gradualmente el carbono cálcico y dio lugar, entre otros espeleotemas, a estalactitas, estalagmitas, gours, flujos o excéntricos. Se estima que una espeleoteca aumenta aproximadamente un centímetro cada 150 años.

 

¿Cómo llegar?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *