Mi primer ascenso por las escaleras en el festival de la caña

Festival de la caña

Cielos, ¿le habría vendido mi alma al diablo para tener el derecho de escalar la mítica alfombra roja? Pero no, te aseguro que no he llegado a esos extremos..

EXPERIENCIA TURÍSTICA DEL PRIMER ASCENSO Y VISITA POR LAS ESCALERAS HACIA EL FESTIVAL DE LA CAÑA

Primera noche en Cannes, 20 de mayo de 2009. Acabo de bajar del tren con mi maleta grande, hora de ducharme, y saltar, transformación: traje de noche, maquillaje, tacones altos. Dirección del Palacio, llegada al pie de la escalera hacia las 22h30. No estoy solo, debo decir. Ahí está mi gran amiga Emily, con quien crucé Vietnam e hice una fiesta en las playas de Tailandia. Nathalie, con quien comparto mi habitación de hotel… Laurent, Isabelle, y todos los demás… Sólo cazadores invitados. Y sí, en Cannes, es un poco como el deporte nacional, la caza por invitación.

Tan pronto como entramos en el Palacio, somos atacados por docenas de»no tickets». «¿Tienes una invitación extra? «»… « No, lo siento, estoy buscando uno…» Y eso sin contar a todos los que llevan consigo signos de todo tipo…. Porque el Festival de Cine de Cannes es también el campeonato mundial de la señal. Desde el básico «Por favor, busca una invitación» hasta el original «Mi perro está muerto, mi casa se ha quemado, tengo gripe porcina, ayúdame, dame una invitación, por favor», pasando por «Una invitación a comer y a mantenerme limpio, gracias por el gesto»…. Así que decido no tomar ninguna señal esta vez. Demasiadas señales matan la señal… Mi sonrisa será suficiente…

Las escaleras del festival lo mejor
Las escaleras del festival lo mejor

Pero cómo puedo encontrar una invitación cuando hay docenas de nosotros buscando una… Normalmente, no tengo tanta competencia. Me siento un poco perdido en medio de toda esta emoción. «¿Tienes una invitación extra?  «Me acerco a los vestidos de noche y a los trajes de noche, nudos y mariposas que se agolpan en el Palacio, pero con poco éxito. Por encima de todo, usted debe tener éxito en la búsqueda de un billete del color adecuado. Las invitaciones marrones son para aquellos que tienen una insignia de acreditación. Para el resto del mundo, necesitas una invitación azul…

Subiendo las escaleras y conociendo

Pero no puedes conseguir una, soy una col blanca cada vez. Emily y Nat, por otro lado, ya han encontrado su lugar. Son habituales en el Festival, y la caza de invitados al pie de las escaleras lo hacen todos los años, auténticos profesionales. Y es Emily la que me va a salvar el culo. Encontró una segunda. Es demasiado fuerte. Me ofende un poco no haber podido encontrar uno por mi cuenta, pero es una lástima. ¡Y vamos a subir las escaleras!

Porque en Cannes, no son sólo las estrellas las que caminan por la alfombra roja. Todos los invitados a las proyecciones en la gran sala de luz tienen derecho a ello. Con la tarjeta azul en la mano, todos nos dirigimos con orgullo hacia las puertas de entrada. Cámaras, fotógrafos, proyectores, música, guardias de seguridad…. Un verdadero espectáculo de la subida de las escaleras… Incluso si por supuesto los flashes no crujen en nuestro camino, sigue siendo un gran momento! Bien arqueados sobre nuestros tacones altos, subimos las escaleras más famosas del mundo con presencia…

¿Una estrella de Hollywood?

Ah, la impresión de ser una estrella de Hollywood por un momento… ¡Magia! Enorme!!!!
Luego entró en el Gran Teatro Luminoso. Con nuestras tres hermosas sonrisas conseguimos instalarnos en la «orquesta» (en la planta baja, donde están todas las personas y el equipo de rodaje), mientras que nosotros tenemos entradas para el «balcón» (en la primera planta).

Esta habitación es tan hermosa. Y enorme, también. Debe haber más de 1.000 plazas. ¿1.500 tal vez? Con una pantalla como de 200 metros de largo. Bien instalados en nuestros sillones de hipercomodidad, vemos los pasos del equipo de rodaje, «Jusqu’en enfer», retransmitidos en la pantalla. No hay actores famosos, pero el director es Sam Raimi, conocido por la saga de Evil Dead y Spider-Man.

Entrando a la sala

Y entran en la sala, para los aplausos y vivas de todo el público. Whoo-hoo!!!!!!!!! Porque eso es lo bueno de Cannes. Hay una atmósfera enferma. No es como ver una película en el UGC-Ciné-Cité, donde todo el mundo permanece muy tranquilo sentado en su sillón. Es como un teatro, o un concierto. Y con «Hasta
infierno», en términos de atmósfera, fue increíble.

Una joven y bonita banquera rubia está siendo maldecida por una vieja gitana que ha rechazado un préstamo. ¿Pero cómo va a salir de esto? Una película de terror muy buena con escenas muy sangrientas donde todo el mundo grita, grita, aplaude, se ríe…. Hasta el resultado final que clava a todo el mundo en su asiento. Whoa, whoa……. Para mi primera película en Cannes, hice mucho. Antes de salir de fiesta hasta el final de la noche…..

Así fue mi experiencia por el Festival de la Caña, algo que de verdad todo viajero debería asistir al menos una vez.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *